HOTEL MOON PALACE, PUNTA CANA – REPÚBLICA DOMINICANA

En el ámbito constructivo, el hormigonado es una actividad tan rutinaria que podría generar que los implicados en la obra generalicen su proceso, limitándose simplemente a las consideraciones más típicas del hormigón, como lo son la resistencia a la compresión, revenimiento y temperatura. No obstante, es deber del responsable de obra identificar las condiciones especiales a las que estará sometido el elemento durante su vida útil, así como las particularidades del elemento, terreno, clima, entre otros factores que puedan afectar el proceso constructivo de los elementos de hormigón.

En este sentido, nos enfocaremos en vaciados masivos en tiempo caluroso, del cual, antes de entrar en detalle de este caso particular de hormigonado, debemos tener claro a qué se refiere un vaciado masivo, ya que, como veremos a continuación, no necesariamente se trata de un volumen alto de hormigón.

Para esto, tomamos como referencia lo preceptuado en el ACI 116, que define al hormigón masivo como:
“cualquier elemento de grandes dimensiones que genere que se tomen medidas preventivas para contrarrestar la generación de calor interior debido a la hidratación de cemento causando cambios volumétricos y con esto, fisuras o grietas”.

De igual manera, el ACI 301 precisa el concreto masivo como:
“Volumen de concreto estructural en el que la combinación de las dimensiones del elemento a vaciar, las condiciones de contorno, las características del concreto y las condiciones ambientales pueden provocar esfuerzos térmicos indeseables, agrietamiento, reacciones químicas nocivas o reducción de resistencia a largo plazo como resultado de la elevada temperatura del concreto debido al calor de hidratación”.

Dicho lo anterior, se infiere que, el concreto masivo, aplica fundamentalmente para aquellos vaciados en los que se deben tomar medidas para evitar los efectos adversos debido al aumento de temperatura producto del calor de hidratación. Una manera común de identificar cuándo un vaciado es masivo, es a partir de las dimensiones del elemento, en la que, según el ACI 211.1, los hormigones masivos se dan particularmente cuando las dimensiones mínimas de la sección transversal del elemento estructural “se aproximan o exceden de 2 a 3 pies (0,61 a 0,91m) o cuando se utilizan contenidos de cemento por encima de 600 lb/yd3 (356 kg/m3)”.

En el proyecto Moon Palace Punta Cana donde actualmente desarrollamos los servicios de supervisión y coordinación técnica, nos encontramos por diseño con elementos que reúnen las características típicas de concreto masivo, de los cuales destacamos dos losas de cimentación ejecutadas en las torres de este gran hotel. Cada una de estas losas cuenta con un volumen de 1,100 m3 y con un espesor de 1.40 m.

En conocimiento de las consideraciones técnicas, se realizó una coordinación en conjunto con todos los implicados (contratista, supervisión, diseñador y proveedor de concreto), con miras a tomar las previsiones necesarias para evitar el aumento significativo de la temperatura, de las cuales se resaltan las siguientes acciones:

  • Verificación de los pronósticos climáticos, programando vaciados en los periodos del día con temperatura ambiente más baja.
  • Estricto control de la temperatura del hormigón despachado por el proveedor.
  • Vaciado por capas que permita una temprana liberación del calor de hidratación, impidiendo generar una gran masa de concreto donde el núcleo esté sometido a altas temperaturas, así como evitando la formación de juntas frías.
  • Considerando que se trata de una construcción monolítica, cada capa de concreto se colocó mientras que la capa adyacente aún admita vibración, de modo que se garantice la homogeneidad del elemento.
  • Control del curado del concreto.

El estricto cumplimiento de estas consideraciones nos permitió realizar estos elementos de manera satisfactoria, garantizando la integridad estructural de las losas de cimentación.

Leave a Reply